miércoles, 16 de septiembre de 2015

La pobreza afectaría al desarrollo cerebral de los niños

Según aparece en un artículo publicado en JAMA Pediatrics
De este artículo se hace eco el boletín de noticias de www.neurología.com.
[JAMA Pediatr 2015]
Hair NL, Hanson JL, Wolfe BL, Pollak SD

Así concluye la investigación llevada a cabo por la Association of Child Poverty, Brain Development, and Academic Achievement, en la que según los autores del estudio, el medio y el entorno ecológico en el que se desarrollan los niños van a influir de manera importante en el desarrollo estructural de sus cerebros, lo que provocaría dificultades en su rendimiento académico, originadas por varios problemas relacionados con la pobreza, como la falta de estimulación por los padres y por el ambiente, niveles altos de estrés, dormir mal, el hacinamiento o una deficiente nutrición. 

Los datos que refleja el estudio, al analizar y comparar las imágenes cerebrales tomadas por resonancia magnética de casi 400 sujetos con desarrollo cerebral normal, de entre 4 y 22 años, con las de sujetos que vivían por debajo de ciertos umbrales de pobreza, indicaron una menor cantidad de sustancia gris en partes importantes del cerebro (3-4%). En el caso de niveles de pobreza superiores, la diferencia podía alcanzar el 8% o 10%. Los investigadores concluyeron que la diferencia de puntuación en determinadas pruebas académicas estandarizadas, debida a la menor maduración cerebral, podía ser de hasta el 20%.

Los resultados de este y otros estudio nos habla de la plasticidad cerebral, en este caso en sentido negativo,  y nos debe hacer reflexionar sobre la idea de la inter-relación existente entre el entorno y el desarrollo, y la capacidad de interacción y mutua influencia, que podemos extrapolar no sólo al ámbito cognitivo o del aprendizaje al que hace referencia el estudio, sino también a ámbitos puramente físicos, anatómicos o motores. Un medio rico (sin excesos) en estímulos y posibilidades de acceder a experiencias adecuadas y variadas favorecerá el aprendizaje motor, pero también y además, un medio adaptado al organismo, podrá guiar y tutelar el desarrollo estrictamente físico del cuerpo, evitando o minimizando posibles alteraciones de musculares o articulares (adaptación negativa), favoreciendo desde la prevención mejores y más ricas experiencias motrices. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario