miércoles, 5 de abril de 2017

¿CÓMO ESTIMULAR EL LENGUAJE DE LOS BEBÉS?

Los padres  desde el nacimiento del bebé son los principales y mejores estimuladores del lenguaje de sus hijos

Desde que nacemos  el desarrollo del lenguaje de los bebés se ve influido por muchos factores. Los padres  desde el nacimiento del bebé son los principales y mejores estimuladores del lenguaje de sus hijos. Son también los grandes responsables del aprendizaje del bebé por su equilibrio afectivo y su adaptación social.  El primer lenguaje del bebé es la expresión, a través de los balbuceos, sonrisas, llantos y otros sonidos, de los sentimientos y necesidades. Así se comunican al principio. Luego, poco a poco, los bebés van adquiriendo un lenguaje más fluido, llegando al dominio de la comunicación verbal.
A continuación se les explicará y se les dará consejos de cómo pueden trabajar los padres la estimulación de lenguaje desde un momento temprano del nacimiento.
No se trata de intentar que el bebé hable antes y mejor, porque existen ciertas limitaciones que solo con el paso de los meses, conforme vaya creciendo, el bebé irá superando. Pero sí podemos mostrarnos "abiertos" a una comunicación más efectiva con el bebé y permitirle que desarrolle todo su potencial, estimulándolo.
Inicialmente, el lenguaje se produce por imitación. Los niños y niñas imitan los movimientos y los sonidos que hacen sus padres, cuando articulan las palabras. En este proceso, también es importante la comprensión de lo escuchado y de lo expresado.
Para comenzar hay que tener muy claro que lo que va a determinar una adecuada estimulación del lenguaje es el modo en que nos dirijamos a los niños o niñas. Los padres pueden aprovechar las situaciones cotidianas para hablar con ellos, como por ejemplo el momento del baño, mientras comen, cuando están en su cuna. Aunque ellos no pueden respondernos, van asociando poco a poco el significado de las palabras comunes y familiares, van aprendiendo a la vez la entonación de nuestra lengua y comienzan a la vez a discriminar algunos sonidos, así como las voces y expresiones de las personas más cercanas. Un aspecto esencial e importante mirar al bebé mientras hablamos con él o ella, ya que eso les permite ir aprendiendo habilidades conversacionales básicas de cuando mirar a la persona que le está hablando y esperar turnos.


Utilizar el “habla al estilo maternal “o “baby talk” es una buena herramienta, en la que muchas veces, el adulto, la utiliza de forma natural e “inconsciente” con el bebé. Aunque existen unos límites naturales para que el bebé emita sus primeras sílabas (y no digamos ya palabras o frases), podemos hablarles desde su nacimiento. De hecho, desde el vientre materno ya reconocen la voz de la mamá. Ese sonido les tranquilizará una vez nacidos.
Esta particular forma de hablar hay que utilizarla de la siguiente manera:
ü Hay que hablar desde el principio con el bebé. Nuestro tono y los sonidos incitan al bebé no solo al reconocimiento sino a la imitación. El bebé imita los sonidos articulatorios, que aún no tienen significado para él.

ü Hacer pausas al hablar.

ü Hay que responder a los sonidos que emite el bebé para que este comprenda pronto el carácter comunicativo del lenguaje.

ü No solo se comunican con palabras: los gestos y ruidos (chasquidos, pedorretas...) que podemos enseñarles son unos de los primeros mecanismos comunicativos de los bebés.

ü Se debe utilizar palabras y frases sencillas y repetirlas muchas veces para los objetos cotidianos o seres familiares, de modo que el bebé empieza a entender la relación entre el lenguaje y la realidad.

ü Utilizar un tono de voz más alto y agudo.

ü Presentar una mayor expresión facial y acercarnos al bebé para que nos vea.

ü Hacer referencia constante al contexto en el que se encuentra el bebé. Ejemplos: “estás en la bañera”, “qué bien estas con mamá”, “¿te gusta la calle?”, “ahora estas en casa de la abuela”…

ü A su vez podemos emplear frases más complejas, es bueno que les cantemos o contemos cuentos... Las melodías les calman y resultan muy agradables. Nunca es pronto para empezar a contarles cuentos y los niños son "esponjas" que van aprendiendo vocabulario mucho antes de que puedan hablar.

ü Juega mucho con el niño: el juego es el mejor modo de aprendizaje y mediante este interactuamos con el bebé. Que juegue también con otros niños mayores que le puedan hablar (hermanos, primos, vecinos...).


ü Los libros, música o los juguetes interactivos estimulan y desempeñan un papel activo en el desarrollo del cerebro y la capacidad del lenguaje. Deja libros y juguetes a su alcance.

ü Las primeras interacciones de los bebés son para pedir cosas (agua, muñecos, galleta...), lo hacen mediante gestos o sonidos más adelante. Cuando pase el tiempo y el niño ya emita sus primeras palabras, no se lo des enseguida: anímele a pedirlo de otro modo porque así se esforzará por emitir nuevos sonidos, ya que con el paso del tiempo ya sabe cómo se llama lo que desea.

ü No compares, cada niño va a su ritmo, desde que son muy pequeños ya pueden sentir presión o decepción por nuestra parte y esto provocaría un efecto contrario al que deseamos.

Todo es un proceso, los padres no deben olvidar que pasar del balbuceo a los vocablos reales es un proceso gradual que demanda tiempo y retroalimentación del entorno. Es por esto que al comienzo, el bebé inventa aproximaciones de palabras que se traducen en sonidos con significado propio como cuando dicen “muhmuhmuh” para indicar que quieren que lo alcen.
Si con el paso de los meses se observa que el bebé no hace ningún avance lingüístico, puede que nos encontremos ante algún trastorno del lenguaje. Se debe consultar con el logopeda, aunque probablemente si existe un problema grave ya lo habrán detectado, por lo que lo más seguro es que se trate de un simple retraso.
Como conclusión, se recomienda por lo general para estimular el desarrollo lingüístico del bebé es que los padres se comuniquen mucho con su hijo, que lo cuiden  dedicándole el tiempo suficiente porque de este modo estará todo listo para un adecuado desarrollo en todos los sentidos.




Loreto Delgado Boa
Logopeda
CIVET






No hay comentarios:

Publicar un comentario