martes, 6 de junio de 2017

MI HIJO RESPIRA POR LA BOCA ¿DEBO PREOCUPARME?


Es muy frecuente que, en las consultas al logopeda, asistan niños y niñas por dificultades vocales, dificultades en la articulación e incluso de deglución. En el post de hoy queríamos ayudaros a saber cuál es uno de los factores comunes dentro de los casos anteriores… "En la mayoría de estos casos respiran por la boca”. En estos procesos, es necesario explicar al paciente o a su familia la implicación de este hábito en el trastorno que le lleva a la consulta del logopeda.

Nuestro post de hoy va a tener como papel protagonista “La respiración oral”.

Para comenzar hay que tener en cuenta unos aspectos importantes con respecto a la respiración. 

Existen dos tipos de respiración que son las siguientes:

-        Respiración Oral
-        Respiración Nasal

Los seres humanos nacemos preparados para respirar por la nariz y alimentarnos por la boca, aunque seguro que la mayoría de vosotros tenéis algún caso muy cercano, el cual, respire siempre por la boca. Os lanzamos la siguiente pregunta ¿Hasta qué punto aquellos padres que tenéis hijos o hijas en dicha situación deberíais preocuparos? Si se considera la respiración bucal normalizada cuando se realiza bajo esfuerzos físicos muy grandes, si hablamos en el caso de los niños o niñas, cuando estos respiran por la boca puede que se rompa el mecanismo fisiológico afectando el crecimiento y desarrollo, no solo facial, sino general. Algunos niños y niñas presentan conductas inadecuadas que afectan el normal desarrollo bucodental. Además de ello, cuando los hábitos negativos permanecen crean casos graves de maloclusión que afectan estética, funcional y psíquicamente al niño o niña.

La respiración oral puede tener consecuencias negativas en el organismo, tanto en edad infantil como en edad adulta.

La boca no dispone de "filtros" como ocurre en las fosas nasales, por lo que en la inspiración, "tomamos" partículas de polvo que llegan a los pulmones.

En la boca no se puede regular la humedad y temperatura del aire, como de hecho ocurre al inspirar por la nariz.Al respirar por la boca, el equilibrio entre el oxígeno y el dióxido de carbono en sangre queda comprometido.

La respiración bucal puede ser causada por obstrucción, (adenoides hipertróficas), por hábitos (abandono tardío del chupete o chupar el dedo) y por anatomía (Síndrome Down).


Como se aprecia en la imagen superior, otra consecuencia negativa de la respiración oral es la alteración de la posición de la lengua.

En lugar de estar en contacto con el paladar duro, queda en posición baja, y normalmente suele estar también adelantada. Con ésto, la lengua no ejerce el estímulo necesario para el correcto desarrollo óseo y neuromuscular cráneo-facial, pudiendo, en la mayoría de los casos, provocar maloclusiones dentales, apiñamiento dentario, facies adenoidea (características físicas faciales, con presencia de ojeras, mirada triste, alargamiento de la cara, hipotonía muscular...).

La posición anómala de la lengua provoca también una persistencia del patrón suctorio infantil, en la mayoría de los casos con adelantamiento anómalo de la lengua al tragar, que empuja las piezas dentarias o se coloca entre ambas arcadas, provocando mordida abierta, como se puede apreciar en la foto inferior.


Síntomas que pueden tener los niños y niñas con respiración oral:
Tos seca
Tos nocturna
Incapacidad respiratoria
Apnea obstructiva del sueño
Trastornos en el desarrollo macizo facial (paladar estrecho y hundido, mandíbula elongada)
Deglución atípica
Dientes mal implantados
Sinusitis, vegetaciones, otitis, trastornos de audición, disfonía.

Cuanto más temprano sea su detección y corregida la causa más facilitada será su reeducación.
Cuanto más tarde se realice su diagnóstico, más síntomas del síndrome de respiración oral tendrá. Por lo tanto es importante que ante cualquier duda de los síntomas antes mencionado acuda a su pediatra, quien será el encargado de orientar y acompañar a las familias en el seguimiento y tratamiento de los niños y niñas y también el encargado de organizar las demás consultas con los otros especialistas, logopeda, otorrinolaringólogo y odontólogo.

Si detectamos que un niño o niña respira de forma predominante por la boca, será necesaria una evaluación multidisciplinar:

- Se debe acudir al otorrinolaringólogo, para valorar la posible obstrucción orgánica que impida al niño respirar adecuadamente por la nariz.
- El ortodoncista modifica la estructura bucal para una correcta respiración a través de aparatos (fijos o móviles)
- Se debe acudir al logopeda, para realizar una valoración de las funciones estomatognáticas.

En el caso del tratamiento logopédico, se utiliza la terapia de Trabajo Respiratorio Global y Terapia Miofuncional Orofacial.

Trabajos respiratorios globales: terapia por medio de ejercicios pasivos y activos y de una terapia de reentrenamiento psíquico y físico tratan de modificar el patrón respiratorio y la postura.

Terapia miofuncional orofacial: corrige el desequilibrio muscular orofacial dado por respiración bucal, posición de labios y lengua en reposo y en deglución incorrectos, referidos a problemas oclusales y de habla.



Loreto Delgado Boa
Logopeda y Pedagoga
CIVET

No hay comentarios:

Publicar un comentario